Las losas de concreto son elementos estructurales horizontales cuyas dimensiones en planta son relativamente grandes en comparación con su altura donde las cargas son perpendiculares a su plano, se emplean para proporcionar superficies planas y útiles. 

Las losas separan horizontalmente el espacio vertical, formando diferentes niveles y constituyen a su vez, el piso de uno de ellos y el techo del otro. 

Losa Nervada

Las losas nervadas están compuestas por vigas longitudinales y transversales a modo de nervios, de gran rigidez, que enlazan los pies de los pilares.

Estas losas se construyen para estructuras de cargas desequilibradas, y por lo general, el espesor mínimo de la losa es de 20 cm. Este tipo de losas se utilizan principalmente en lugares donde se quiere tener un gran espacio y pocos apoyos como columnas. 




Losas vigueta

Este otro sistema en su concepto es muy similar al primero, solo que aquí las vigas se colocan en un solo sentido, no se forman retículas, el aligerado se logra con elementos de espuma de poliestireno, las cuales se conocen con el nombre de bovedillas, tienen una ceja para apoyarse directamente en la base o patín de las viguetas. Las viguetas son prefabricadas y pueden venir coladas completamente, o con el alma abierta, lo cual es mucho mejor ya que garantiza que la losa trabaje monolíticamente, 

Una ventaja de estas losas, es que son autosoportables, lo que quiere decir que se elimina la cimbra de contacto, únicamente requieren de un apuntalamiento al centro de los claros, lo que las vuelve mucho más económicas y que puedan construirse mucho más rápido comparado con la losa reticular y la losa maciza, son una excelente opción para edificaciones con claros pequeños, como los de una casa habitación.



La losa maciza

Esta es una losa de hormigón con armadura pasiva, fabricada a medida, utilizada en la edificación residencial e industrial. La cara inferior de la losa maciza posee un excelente acabado superficial, listo para empapelar o pintar. No es necesario revocar, sin embargo hay que emplastecer las juntas formadas entre las placas.

La losa maciza se usa principalmente en casas habitación, en claros cortos, ya que en claros extensos tiende a colgarse, por lo cual es recomendable utilizar otro tipo de losa, por ejemplo la reticular.