Existen diferentes tipos de casetones para la construcción, dentro de ellos está el de fibra de vidrio y poliestireno, ¿cómo saber cuál es el adecuado para ti? 

El casetón de poliestireno tiene diversos beneficios gracias a su material plástico celular rígido, su estructura celular cerrada y rellena de aire. Si tienes una construcción que requiere un diseño específico con diversos tipos de acabados, este casetón se puede adaptar sin ningún inconveniente gracias a su facilidad para manipularlo. 


El ahorro con este material es de los elementos más importantes a destacar, al utilizarlo, se reducen costos en el hormigón y acero, así como una reducción en materiales adicionales. El transporte del casetón también representa un ahorro, pues el peso del material y su peso de carga resulta favorable a comparación de uno de fibra de vidrio, por ejemplo. 

El casetón de fibra de vidrio es otro material muy conocido, su composición de resina de poliéster, reforzado con fibra de vidrio y madera le permiten también ser ligero y una buena adaptabilidad en diseño. 


Muchas veces se cree que por cómo está compuesto puede resultar una mejor opción para una infraestructura o edificación; sin embargo, el casetón de poliestireno brinda una excelente durabilidad y fuerza en la estructura comprometiendo un resultado igual de bueno con la alternativa de ser más económico. 

Utilizando casetón de poliestireno, se pueden ahorrar costos de 40% o más, ya que por su ligereza favorece a trabajar con mayor limpieza y orden en la obra. 

Así que ya lo sabes, si estás planeando tener un ahorro en tu construcción y materiales o es en serie y buscas que se adapte a un almacenamiento que no necesite un cuidado especial, el casetón de poliestireno es tu mejor opción.